Seleccionar página

El baño es un sitio de gran agrado para que las personas puedan llevar a cabo sus funciones fisiológicas, pero más allá de eso, este lugar es para pasar momentos agradables, como la ducha. El informe completo
Muchas veces los baños (en especial cuando la casa es adquirida como nueva) no viene con todas las herramientas dispuestas, sino que por el contrario, dispone de un baño con un espacio bastante abierto.
Es práctica bastante común que las personas opten por colocar correderas o bien llamadas puertas corredizas con el fin de diferenciar la ducha del resto del baño, en especial en aquellas casas donde hay un solo baño y se requiere privacidad.
Las puertas corredizas que se emplean para la ducha son livianas y por lo general son de contextura suave, de un material muy liviano que garantiza un constante uso de forma tranquila.
Su instalación hoy en día resulta muy sencilla, ya que las mismas pueden ser instaladas gracias a distintos mecanismos como aquellos que tienen que ver los adhesivos ultrarresistentes o el silicón al frío.
Estas puertas corredizas por lo general, vienen con sus marcos ya una vez que las adquieres, su colocación viene con un instructivo que te facilita la adecuación de la misma en el espacio de tu preferencia.
El marco, lo vas a ajustar a la superficie de la pared con silicón frío, sin embargo, para ello vas a requerir de la colaboración de una persona para que te ayude a hacer presión de modo tal que el marco quede bien adherido.
De forma posterior, toma las puertas y encájalas en las correderas con mucho cuidado, con las arandelas y sus respectivos tornillos ajústalas a la misma, estas por lo general son dos en la parte superior e inferior.
Luego procede a rodar las puertas para cerciorarte que quedaron bien instaladas, y recuerda realizarles mantenimiento de forma regular.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
LLAMA AHORA