Seleccionar página

Realizar este tipo de acciones siempre debe considerarse como el último recurso para abrir una puerta, ya que existen otros procedimientos que también puedes utilizar, y que sin duda alguna pueden darte el mismo resultado, ahora, si esto no es así, si será necesario romper la cerradura de la puerta. Este artículo
Debes tener claro que al romperla, vas a dañar por completo el sistema de seguridad. Si consideras luego de esto que es necesario hacer la ruptura de la cerradura, debes empezar por examinar la cerradura con un equipo experimentado en materia de cerrajería.
Examinar la cerradura. Esto es con el fin de saber cómo vamos a entrar a trabajar en ella, debido a que algunas cerraduras de tipo tubular poseen una clavija en el centro de acero inoxidable y templado, así como también muchas otras tienen es un rodamiento en esta misma clavija para así evitar que un tercero extraño pueda perforar la cerradura.
En cualquiera de los casos realizar la perforación de la cerradura será tiempo perdido, así que debes empezar a realizar métodos diferentes con las famosas ganzúas. Si no puedes identificar si la cerradura posea una clavija en el centro de acero, lo mejor es que consultes con personal especializado de ferretería o cerrajería.
Encontrar los utensilios adecuados, ya que vas a utilizar excesivamente la fuerza para abrir la cerradura, no vas a necesitar de material delicado para cumplir con el fin. Las herramientas más necesarias son: Un talado eléctrico con varias velocidades, martillo, porras, guantes, y lentes de protección.
Utiliza el taladro preferiblemente con una broca de unos 3 milímetros, o un octavo de pulgada. Generalmente, si esto funciona, debes comenzar con la broca de 3 milímetros o la de 25 milímetros; si no posees de ese tamaño, lo mejor es que pidas una prestada a tus conocidos o vecinos, debes usar una broca que sea más o menos pequeña para que así pueda meter a través del sistema en lugar de destrozarlo completamente.
Golpea la cerradura con un punzón y un martillo, en el punto que queda justamente sobre el agujero de la cerradura, de esta manera podrás crear un punto que va a servirte como guía para empezar la perforación profunda.
El golpe debe darse exactamente entre el cilindro ubicado en la parte interna y en el exterior de la cerradura, te puedes guías por la línea divisoria que hay allí, la broca del taladro debe ser suficientemente profundo para poder llegar hasta las clavijas de la cerradura y perforarlas por completo.
Si no tienes mucha certeza del punto anterior, compra en una ferretería a famosa planilla para perforar las cerraduras de todo tipo.
En ciertos y determinados, debes luego buscar una broca mucho más gruesa que vaya perforando por dentro toda la cerradura y enganchándose en los cilindros, de forma invertida pero siempre por un tiempo determinado, para al momento de sacarla poder sacar el exceso metálico que seguro vas a tener.
De esta forma vas a desarticular la cerradura y así abrir fácilmente la puerta.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
LLAMA AHORA